8 Maneras de Ayudar a Tus Padres Mayores

Actualizado: may 19


A medida que nuestros padres envejecen, ellos podrían necesitar más ayuda. Pero es posible que no sepa exactamente cómo echar una mano o incluso dónde comenzar. Además, ¿Qué hacer si tus padres se resisten a tus intentos de ayudarlos?


Si bien es cierto que cada situación es única, a continuación te dejo 8 maneras en que puedes ayudar a tus padres mayores.


1. Empatiza con tus padres.

A veces puedes ser sorprendido por la frustración, el comportamiento malhumorado o la necedad de tus padres. De hecho, algunos días, pueden ser francamente desagradables. Pero es importante ser empático y comprender de dónde vienen. Según expertos, el envejecimiento conlleva una serie de pérdidas: pérdida de empleo, salud y energía, amigos, movilidad e independencia. Considera cómo te sentirías si estuvieras en su situación.


2. Llámalos regularmente.

Lo primero que los padres mayores en general quieren de sus hijos es simplemente saber de ellos. Por esto te sugiero configurar un recordatorio en tu teléfono para que te comuniques con tus padres y veas cómo están.


3. Involucra a toda la familia.

Cuando ayudes a tus padres, no asumas toda la responsabilidad tú mismo, a menos que sea necesario. Por ejemplo, la comunicación entre los demás miembros de la familia que constantemente se envía actualizaciones por correo electrónico cada vez que un hermano visita a sus padres. Esto no solo proporciona información sobre la salud y la situación actual de sus padres, sino que también facilita la coordinación de visitas y el intercambio de responsabilidades.


La comunicación entre los miembros de la familia también es clave cuando los padres necesitan ayuda financiera. A veces, los hermanos ayudarán a compensar los gastos dándoles a sus padres un poco de dinero cada mes; solo necesitan saber cuál es la necesidad financiera para poder tomar la decisión de ayudar.


4. Busca los problemas potenciales.

Camina por la casa de tus padres y escudriña los alrededores para ver si hay reparaciones o cambios necesarios. Por ejemplo, busca pisos irregulares, pasamanos y pasillos y escaleras bien iluminados. Además, verifica si los artículos esenciales están al alcance y la información de contacto de emergencia está al lado del teléfono.


5. Abogar por ellos.

Si tus padres tienen una enfermedad, asegúrate de que ambos entiendan bien lo que eso significa y qué tratamiento conlleva. Por ejemplo, conoce los medicamentos que están tomando y cuándo se supone que deben tomarlos. Si los estás acompañando a las citas, haz preguntas y toma notas.


6. Anímalos a estar activos.

Muchos padres mayores tienden a estar aislados, porque dejan de conducir, se cansan fácilmente o tienen pérdida de audición o visión. Sin embargo es de vital importancia ayudar a los padres a mantenerse activos tanto social como físicamente.


Háblales sobre sus amigos, grupos de personas mayores y miembros de la iglesia. Investiga lo que ofrecen los parques, la biblioteca, los museos, las universidades cercanas y los centros comunitarios en forma de actividades organizadas.


La actividad física es clave para mejorar el estado de ánimo, la resistencia, el equilibrio y la fuerza y ​​retrasar el deterioro cognitivo, dijo. Por ejemplo, los padres mayores pueden caminar o participar en programas de ejercicios para personas mayores.


7. Ayúdalos a reducir espacio sin ser mandones.

Cuando ayudes a tus padres a reducir el espacio, no les digas lo que deberían y no deberían guardar ni tirar nada a menos que tengas su permiso. Date cuenta de que tus padres tienen muchos recuerdos y tesoros que les recuerdan a familiares y eventos felices; estos son específicos del individuo y solo porque no veas el valor en ciertos artículos, no significa que tus padres compartan tu punto de vista.


8. Ayúdalos a crear un libro de recuerdos.

Es común que las personas mayores experimenten problemas de memoria a corto plazo. Recordar podría ayudar. Te sugiero crear un álbum de recortes para tus padres, lleno de fotos y nombres de las personas, lugares y mascotas de su pasado. Si tienes tiempo, pueden trabajer juntos en el álbum de recortes.


Qué hacer cuando los padres no quieren ayuda

No es raro que los padres rechacen la ayuda de sus hijos. Intenta mantener esta conversación antes de que tus padres necesiten asistencia inmediata. Si no están abiertos a tu ayuda en este momento, con el tiempo, podrían cambiar de opinión.


Otro enfoque es pedirles a otros que intervengan. Por ejemplo, puede pedirles a tus hermanos, parientes cercanos o incluso al médico que hablen con tus padres. A veces, escuchar la necesidad de ayuda adicional de una fuente externa puede ayudar a tus padres a escuchar realmente lo que se dice y, por lo tanto, también puede hacerlos más abiertos a tu ayuda.


4 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo